Hace 5.000 años, unos médicos en China hicieron un mapa del sistema eléctrico del cuerpo. Trazaron catorce senderos de energía, o meridianos, y documentaron cómo, al estimular puntos específicos a lo largo de aquellos senderos, se liberaban bloqueos energéticos, se restauraba el flujo normal de Chi, o energía de sanación, y mejoraba la salud.

La acupuntura pronto se extendió a Japón, a la península de Corea, y al resto de Asia continental próxima a Oriente. Empezó a conocerse mejor en Europa, gracias a algunos franceses que vieron su uso durante la colonización de Indochina y quedaron impresionados con sus efectos.

La acupuntura está cada vez más extendida por el mundo y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda su uso para tratar hasta 40 enfermedades respiratorias, bronco pulmonares, gastroenterológicas, oftalmológicas, neurológicas, estomatológicas y ortopédicas. Numerosas investigaciones confirman su eficacia.

Fue el Doctor Roger Callahan, un psicólogo clínico americano con más de 40 años de experiencia, quien descubrió que los puntos energéticos de la acupuntura podían servir para resolver problemas emocionales.

El Dr. Callahan tenía una paciente que sufría de una severa fobia al agua. Su fobia era tal que no podía bañarse y no podía salir a la calle cuando llovía. Había estado tratándose durante 18 meses con la ayuda de muchas técnicas como la terapia racional-emotiva, desensitización sistemática e hipnosis, entre otras, pero seguía teniendo pesadillas y temiendo que el agua la matase.

Durante una de sus consultas privadas, el doctor Callahan guió a su paciente a estimular manualmente, sin la utilización de agujas, el punto donde empieza el meridiano del estómago, debajo del ojo. Para su sorpresa, sintió un alivio instantáneo de su fobia. Para asegurarse, la llevó a una piscina, donde ella pudo demostrar que su fobia había desaparecido.

Este logro  llevó al Dr Callahan a desarrollar TFT (Thought Field Therapy), una serie de ‘algorritmos’ para la estimulación de ciertos puntos específicos de la acupuntura siendo cada algoritmo específico para disfunciones y trastornos específicos.

Callahan aplicó TFT con gran éxito a sus pacientes, y empezó a enseñárselo a otros.

En el año 1991 Gray Craig (el fundador de EFT) hizo un curso de formación en TFT y lo aplicó a sus pacientes. Durante los siguientes 5 años, trató de simplificar el método, y llegó a la conclusión de que la secuencia de los puntos no era realmente importante. Ideó unas sencillas técnicas a las que denominó EFT (Emotional Freedom Technique) que se traduce como Técnicas de Liberación Emocional. Estas técnicas resultaron ser tan efectivas o más que TFT, pero mucho más sencillas.

Desde entonces estas técnicas han sido muy investigadas y practicadas por miles de personas en todo el mundo.

Hoy en día  es posible que esta técnica de EFT la utilizan más de 12 millones de personas.