Definir el problema

Sesiones de EFT normalmente comienzan con evaluar la molestia uno mismo utilizando una escala de cero a 10. Llamamos a esto el medidor de intensidad de 0 a 10 o la escala de intensidad. El malestar que se mide puede ser físico, tal como un dolor de cabeza o un antojo, o puede ser una emoción como temor, ansiedad, depresión o enojo.

Medidor de intensidad

Es una buena idea evaluar cada problema antes y después de aplicar EFT para que se pueda determinar cuánto se está progresando. También es importante evaluar la intensidad, tal y como existe ahora en lugar de cuando primero ocurrió el evento o problema.

No te preocupes si te resulta difícil seleccionar un número específico, a veces los novatos (mi nombre afectuoso para los recién llegados a EFT) se ven distraídos por esta parte del procedimiento y se preocupan innecesariamente por sobre si es un 5 o 6, o un 2 o un 3. Con práctica, la escala de 10 puntos se hace fácil de usar. Simplemente asigna un número para empezar y pronto será automático. Te ayuda a recordar que aquí no hay respuestas incorrectas y que si tienes problemas dando con un número específico, adivinarlo funciona bien. Es simplemente un punto de referencia para la comparación antes y después de realizar EFT.

Para referencia, anota el número e incluye unas notas. Por ejemplo, si te estás enfocando en un dolor, piensa en dónde se encuentra el dolor, cómo interfiere con el rango de movimiento, y si te duele más cuando te mueves hacia la izquierda o derecha, parado o sentado, y así sucesivamente.

Otra forma para indicar la intensidad del dolor o molestia que funciona bien para los niños es abrir y extender los brazos ampliamente para el dolor grande y ponerlos juntos (hasta que las manos están juntas) para el dolor pequeño. Algunos niños encuentran más fácil expresar "grande" y "pequeño" con sus manos que con una escala de números.

No importa el método que elijas, solo que funcione para ti. Llevar la cuenta de la intensidad de tu dolor antes y después del tratamiento es la forma más sencilla de determinar si, y que tan efectivo, el tratamiento está funcionando.

 

La misma escala de malestar funciona para las emociones. En primer lugar, concéntrate en un evento o recuerdo o problema que te haya estado molestando. Ahora pregúntate que tan enojado, ansioso, deprimido o disgustado estás en una escala de cero a 10. Si no te molesta en absoluto, está en cero. Si está en 10, es lo más intenso que podría ser. Convierte en hábito iniciar cada sesión de tapping con una evaluación de la intensidad y toma nota de ello.