Este artículo en audio hecho por ordenador

 

El Viaje del Héroe. Por Jennifer Hoffman

¿Te describirías a ti mismo como un héroe y a tu vida como una búsqueda de la verdad? Puede ser que no veas a tu vida de esa manera, pero eso es exactamente lo que es. Tú eres el héroe de esta historia, el que debe aprender a triunfar sobre la adversidad, a conquistar demonios, matar dragones, rescatarte a ti mismo del borde del desastre, con criaturas aterradoras esperando para devorarte si fracasas. Tu búsqueda de la verdad es un viaje hacia lo más recóndito de los lugares más oscuros que puedes imaginar, donde tú debes crear la luz que te guíe a través de la oscuridad y descubrir el camino un paso a la vez.

 

Podrías estar de acuerdo con lo anterior porque tu vida se lee como una tragedia griega o un capítulo de la Odisea, y aún no has encontrado el éxito ni el triunfo que esperabas estuviera en cada esquina y todavía te sientes como si anduvieras deambulando por la oscuridad. Pero puede consolarte saber que cada uno de nosotros tiene esto como el propósito de nuestra vida y todo el mundo está en este viaje mítico a través del cual deben luchar mientras esperan obtener la claridad que les ayude a salir del abismo y llegar a la luz.

 

Si bien nuestro viaje del héroe puede parecer que no tiene ningún propósito ni lógica —qué sentido tiene todo ese sufrimiento y dolor de todos modos— tenemos esa creencia porque no vemos nuestra vida desde una perspectiva de 360 grados. Sólo estamos enfocados en lo que está exactamente delante de nosotros, que puede a veces parecer lo peor del mundo. Si tuviéramos una visión más amplia, sin embargo, veríamos que cada situación contiene todo lo que necesitamos para completar ese viaje. El problema es que no utilizamos nuestras herramientas, dependemos de los demás y creemos que ellos tienen la respuesta y no confiamos en nosotros mismos.

 

Antes de explicar acerca de nuestras herramientas y encontrar nuestras propias respuestas, quiero revelar nuestra mayor perdición en nuestro viaje del héroe. Y si eres fanático de la mitología, como lo soy yo, sabrás que cada héroe se enfrenta a este problema y lo que hagan con él determina cómo le irá en su viaje. La perdición es lo que hacemos con nuestro miedo. Podemos o bien permitir que nos controle o podemos saber que va a ser nuestro compañero de viaje de todos modos, así que más nos vale llegar a conocerlo y entenderlo. El miedo es una presencia constante, ya que siempre es una opción que podemos tomar entre varias que tenemos a nuestra disposición. Pero nunca es nuestra única opción, y muchas veces nos olvidamos de eso.

 

Las herramientas que tienes son tu mente, creencias, pensamientos y experiencias. Por medio de tu mente procesas la información y creas los pensamientos que se van a manifestar en tu realidad. Tus creencias te permiten interpretar el mundo, en cualquier forma que elijas. Las experiencias son los resultados que has tenido en el pasado y a través de ellas sabes lo que funciona y lo que no, lo que te da los resultados que deseas y lo que prefieres evitar. ¿Es así como ves tus herramientas? Tal vez no.

 

Puedes creer que las actividades de tu mente no están bajo tu control, que no tienes control sobre sus pensamientos, tus creencias son hereditarias, fijas y un poco atemorizantes, y tus experiencias sólo sirven para recordarte cuán equivocado, confundido, desafortunado e impotente eres. Con un simple cambio, sin embargo, puedes cambiar eso. Ese cambio es ver tu vida como tu viaje del héroe, tú mismo como el héroe y todo en tu vida como una aventura en comprensión y transformación.

 

Debes aprender a ver tu mente como una poderosa herramienta de manifestación que activa la energía universal por medio de tus pensamientos. Ésta es la única manera de crear tu realidad. De hecho, es la única manera de crear la realidad de cualquiera. Tus creencias no son fijas y no funcionan sin tu aportación. Pero ellas no cambian a menos que tú te comprometas a cambiarlas. Cada parte de tu pasado, cada momento de tu vida, contiene información que puedes utilizar en el momento siguiente, cuando des una mirada expandida a tu vida y la veas como tu viaje del héroe hacia el éxito, la alegría, el amor y una vida que te rinde homenaje.