Brain Gym o gimnasia cerebral

 Estas actividades de Brain Gym, como se explica en «HISTORIA DEL MOVIMIENTO», fueron desarrolladas para estimular (dimensión de lateralidad), liberar (dimensión de enfoque) y relajar (dimensión de concentración) a los alumnos en determinados tipos o situaciones de aprendizaje. Se observó que  de huida, o en una incapacidad para sentir o expresar emociones. Los movimientos que relajan el sistema y preparan al alumno para aprender y procesar información sin carga emocional negativa, se relacionan con la concentración y el enraizamiento que se recogen en la sección «Activa el cerebro para».

Los movimientos y las actividades del Brain Gym se recomiendan para mejorar el potencial de aprendizaje en las dimensiones que hemos descrito previamente. Una vez que el alumno aprende a moverse correctamente, el Brain Gym ha cumplido su cometido y la integración se convierte en una elección automática. El alumno no necesita ni depende de los movimientos de Brain Gym para mantener la integración. Algunos alumnos encontrarán el Brain Gym útil durante un corto período de tiempo para establecer una conducta positiva. La mayoría de los alumnos eligen conscientemente continuar los ejercicios durante unas cuantas semanas o meses como ayuda para reforzar el nuevo aprendizaje. Muchos estudiantes volverán a los rutinarios movimientos de Brain Gym cuando tengan que enfrentarse a nuevas situaciones de estrés y desafíos en sus vidas.

 

 

 Los ejercicios de energía de Brain Gym facilitan el flujo de la energía electromagnética a través del cuerpo. Estas actividades ayudan a restablecer las conexiones neurológicas entre el cuerpo y el cerebro. Sostienen los cambios positivos eléctricos y químicos que se producen durante todas las actividades mentales y físicas. Los circuitos de izquierda a derecha, derecha a izquierda, cabeza a pie, pie a cabeza y de espalda hacia el frente, del frente hacia la espalda, establecen y sostienen nuestro sentido de la lateralidad, la concentración y el enfoque, así como nuestra conciencia de dónde estamos en el espacio y de cómo nos relacionamos espacialmente con los objetos de nuestro entorno.

El cuerpo humano es uno de los más complejos sistemas eléctricos. Todos los estímulos visuales, auditivos o kinestésicos y, en realidad, toda la información sensorial se transforman en señales eléctricas y llegan al cerebro a través de las fibras nerviosas. El sistema nervioso del cuerpo depende de estas pequeñas corrientes eléctricas para pasar mensajes de la vista, oído, tacto, gusto y olfato hacia el cerebro. Entonces, éste reenvía las señales eléctricas a través de las fibras nerviosas para indicar a los sistemas muscular, visual y auditivo cómo deben responder. Estas corrientes viajan a una velocidad superior a 400 km por hora (más deprisa que el tren eléctrico más veloz).

Las autoridades médicas occidentales, aparece recogida por vez primera en un escrito en China hace más de 4.000 años. La teoría describe los circuitos electromagnéticos del cuerpo como meridianos de la energía que fluye, como ríos, en direcciones específicas y -hacia todas las distintas zonas del cuerpo. De la misma forma que en los circuitos eléctricos de una instalación puede producirse una sobrecarga, estos meridianos pueden resultar bloqueados o desconectarse, impidiendo el flujo normal de la comunicación cerebro/cuerpo.

 

 

 

El Brain Gym se basa en tres simples premisas:

1.            El aprendizaje es una actividad instintiva y divertida que se prolonga a lo largo de nuestras vidas.

2.            Los bloqueos del aprendizaje son incapacidades para salir de situaciones de estrés e inseguridad en nuestras nuevas tareas.

3.            Todos nosotros estamos «aprendiendo a bloquearnos» desde el momento en que hemos aprendido a no movernos.

Con Brain Gym la mayoría de los bloqueos del aprendizaje pueden liberarse si se identifican y tratan de forma positiva. El educador debe ser un experto identificando los comportamientos que indican que el alumno está teniendo dificultades para encauzar la información hacia su integración.

Todo en esta vida nos afecta positiva o negativamente. Muchos de nosotros hemos llegado a asumir algunas limitaciones  en nuestras vidas como inevitables y creemos que el estrés también lo es. Los movimientos de Brain Gym son una alternativa positiva y sana que podemos usar y enseñar a otros cómo hacerlo para enfrentarnos al negativismo y a las limitaciones

El niño sabe cuándo está atascado y pide ayuda con su comportamiento. No hay niños vagos, retraídos, agresivos o enfadados; sólo hay niños a los que se les niega la capacidad para aprender de una forma que es instintiva en ellos.

Si le damos la oportunidad de moverse a su manera, el niño es perfectamente capaz de completar el ciclo de aprendizaje. Con apoyo y permiso para moverse en la clase de una forma positiva, desplegará totalmente su propia inteligencia de un modo natural y fácil. No estará bloqueado y se encontrará en libertad para aprender ciertas actividades eran más útiles que otras para los diferentes bloqueos en el aprendizaje y se identificó un modelo a seguir. Esta Edición para el profesor ayudará al profesional a observar y reconocer esos modelos en la clase, y a hacer sus enseñanzas más precisas y adecuadas.

La función del cerebro humano, al igual que un holograma, es tridimensional, con partes interrelacionadas como un todo. Así es como el preescolar es capaz de captar el mundo de los adultos y recrearse en él. El aprendizaje tiene lugar fácilmente cuando se presenta con una orientación multidimensional y multisensorial. Sin embargo, el cerebro humano también es una cuestión específica.

El cerebro humano, al efecto de entender los movimientos de Brain Gym, se puede dividir en hemisferio derecho e izquierdo (dimensión de lateralidad), bulbo raquídeo y lóbulo anterior (dimensión de enfoque), y sistema límbico y córtex (dimensión de concentración).

La lateralidad (habilidad para cruzar la línea central, trabajar en el campo medio y desarrollar un código escrito, lineal y simbólico, de izquierda a derecha o derecha a izquierda) es fundamental para el éxito académico (véase Edu-K for Kids). La incapacidad para cruzar la línea central conduce a situaciones de discapacidad para el aprendizaje o dislexia. Los movimientos que ayudan a estimular la integración lateral o de los dos hemisferios los encontraremos bajo el epígrafe «Activa el cerebro para».

El enfoque es la habilidad para cruzar la línea central de la participación que separa el lóbulo posterior (occipital) y el lóbulo anterior. A menudo los reflejos primitivos conducen a la incapacidad de asumir los riesgos necesarios para expresarse y participar activamente en el proceso de aprendizaje. Los alumnos que no consiguen concentrarse son tachados de «faltos de atención», «incapacitados para la comprensión», «retrasados en el lenguaje» o «hiperactivos». Algunos niños están sobreenfocados y se esfuerzan demasiado. Los movimientos que ayudan a desbloquear el sobreenfoque del alumno se in-cluyen en la integración posterior/anterior, dentro de la sección «Activa el cerebro para».

La concentración es la habilidad para cruzar la línea divisoria entre el componente emocional y el pensamiento abstracto. Nada puede aprenderse realmente sin sentimiento y sin un sentido de la comprensión. La incapacidad para concentrarse se refleja en un miedo irracional, reacciones de lucha o

Los movimientos de la línea central están enfocados a las habilidades necesarias para un fácil movimiento lateral (izquierda/derecha) a través de la línea central del cuerpo. La línea central vertical del mismo es la referencia necesaria para todas las habilidades laterales. El campo central (definido por vez primera por el doctor Dennison) es la zona donde los campos visuales izquierdo y derecho se sobreponen, siendo preciso que ambos ojos y sus músculos recíprocos funcionen en conjunto como si fueran uno solo.

El desarrollo de las habilidades laterales es esencial para la autonomía del niño en su crecimiento. Es también un requisito previo para la coordinación total del cuerpo y para un aprendizaje fácil en el entorno visual próximo. Los movimientos de la línea central ayudan a integrar la visión binocular, el oído binocular, y los lados izquierdo y derecho del cerebro y del cuerpo para una total coordinación del mismo.

Muchos alumnos en el primer año de escuela llegan sin haber desarrollado las habilidades bidimensionales de lateralidad para tareas que tienen lugar en el entorno visual próximo. A veces el alumno está capacitado para la coordinación de actividades deportivas y juegos (que implican una realidad tridimensional y exigen una visión binocular sólo más allá de la distancia de la mano), y sin embargo está desconectado para usar los dos ojos, los oídos, las manos y ambos hemisferios cerebrales en el espacio cercano que se requiere para leer, escribir y para todo tipo de coordinación de motricidad fina.

 

Éste es un esquema de mi cerebro como si yo te estuviera mirando. Cuando utilizo la parte derecha del cuerpo, se activa el hemisferio izquierdo. Cuando uso la parte izquierda, se activa el hemisferio derecho. Si pienso en una «x», le estoy diciendo a mi cerebro que quiero utilizar las dos partes al mismo tiempo. Los MOVIMIENTOS DE L4 LÍNEA CENTRAL son ejercicios de Brain Gym que me ayudan a utilizar los dos hemisferios al mismo tiempo en armonía, haciendo que la «x» trabaje cada vez mejor.

Otros alumnos muestran coordinación para actividades académicas que se desarrollan en el espacio visual próximo, pero no consiguen la coordinación integral del cuerpo necesaria para el juego. Los movimientos de la línea central facilitan el aprendizaje de las habilidades para el desarrollo, y así mismo permiten al educador basarse en operaciones concretas ya establecidas. Los movimientos de la línea central ayudan a los alumnos a mejorar la coordinación lateral y superior/inferior.

 

BRAIN GYM

 

TOMAR SORBITOS DE AGUA: Somos entre un 60% y un 80% de agua, es por ello que la información fluye correctamente por tu cuerpo siempre que estés bien hidratado. Toma unos cuantos sorbitos de agua y manteniéndola en tu boca unos segundos antes de tragarla.

 

LOS BOTONES DEL CEREBRO: Con tu dedo pulgar e índice, realiza un masaje justo debajo de tu clavícula. La otra mano pósala sobre tu ombligo. Mantén esta postura durante 30 segundos mientras mantienes tu cabeza recta y giras tus ojos lentamente de izquierda a derecha en line horizontal. Cambia de manos y repite el ejercicio otros 30 segundos.

 

EL CRUZADO DE EXTREMIDADES: Alterna rítmicamente un brazo con su pierna opuesta hasta tocar la mano con la rodilla. Mantén esta postura durante 30 segundos mientras mantienes tu cabeza recta y giras tus ojos lentamente de izquierda a derecha en line horizontal.

 

HOOK-UPS:

Parte I: Cruza el pie izquierdo sobre el derecho, después cruza el brazo contrario, es decir el brazo derecho sobre el izquierdo de modo que las palmas de las manos se miren y se puedas coger. Ahora dobla tus codos y brazos hasta dejar las manos a la altura del cuello como se ve en la foto. Realizarás 3 inspiraciones con la lengua apretando el paladar y 3 expiraciones por la boca. Al acabar, realiza el mismo ejercicio con el brazo y pierna opuesto.

Parte II: Junta las yemas de tus dedos y deja las manos reposar sobre el ombligo. Permanece así 30 segundos.