EL ASOMBROSO DESCUBRIMIENTO DE LA MENTE REACTIVA AUTOMÁTICA

Breve historia de un descubrimiento científico que cambio al mundo: la segunda mente, la mente reactiva, un mecanismo de supervivencia que poseen todos los seres vivos.

Experimentos realizados en la década del 40 por el científico norteamericano -físico nuclear y humanista- L. Ronald Hubbard dieron como resultado que una persona inconsciente registraba a nivel celular todo lo que sucedía en su entorno.

Esta grabación, de la misma naturaleza que las sugestiones hipnóticas, se veía potenciada cuando se encontraban presentes el dolor y las drogas, a tal punto que si se reestimulaban más tarde el sujeto debía cumplirlas inexorablemente ya que no podía resistirse a ellas.

Estas grabaciones, en Biología, se denominan engramas, que pueden definirse como las huellas que deja un estímulo en el protoplasma (sustancia constitutiva de las células) de un tejido (nota, el efecto en las células ha sido profundizado en estas sesiones).

El hombre, pues, además de mente analítica tenía una segunda mente, que Hubbard llamó reactiva porque en lugar de razonar, antes de actuar reaccionaba automáticamente ante una situación de peligro.

Se trataba, pues, de un mecanismo de supervivencia que tenían todos los seres vivos.

La técnica para eliminar definitivamente del planeta los engramas de la humanidad fue explicada minuciosamente por Hubbard en su libro, best seller mundial permanente y desde hace medio siglo es aplicada exitosamente en todos los países del mundo. Posteriormente el profesor Olguín ha explicado los engramas que tienen su origen en otras vidas, los cuales no son accesibles mediante la anterior técnica tradicional, y que pueden eliminarse mediante la técnica llamada psicoauditación.

Hubbard también descubrió muchísimas leyes de la mente y del universo físico. Todas han sido comprobadas científicamente y la documentación se encuentra a disposición de quienes la soliciten.

¿Cuál es la razón de que un descubrimiento de tal magnitud aún no es patrimonio de toda la humanidad? La respuesta es muy simple, y es que históricamente los más importantes descubrimientos científicos siempre tardaron siglos en ser aceptados por la "ciencia oficial", y la velocidad actual de las comunicaciones, especialmente Internet, ha contribuido, no a difundirlos sino a que se pierdan en una maraña de divulgaciones presuntamente científicas, en su mayoría carentes de verosimilitud.

 

TRASTORNOS PROVOCADOS POR LOS ENGRAMAS

 

Debe tenerse en cuenta que las órdenes engrámicas que provocan los trastornos mentales son impredecibles, es decir, en algunas personas pueden provocar impulsos suicidas o criminales o transformarlo en un "hombre elefante", y en otras personas ser tan inocuas como un vaso de agua pura.

Por lo tanto, el contenido verbal de los ejemplos es meramente aproximado. En todos los casos queda sobreentendido que la persona (en los ejemplos son niños) debe tener la mente analítica reducida por algún golpe o alguna conmoción, porque si la mente analítica está funcionando a pleno no hay grabación engrámica.

Cuanto más grande es la conmoción y el consiguiente dolor, más profunda y poderosa será la grabación engrámica y su cumplimiento en caso de restimulación.

Para comprender bien lo que es una grabación engrámica basta relacionarla con las sugestiones hipnóticas.

El engrama, por definición, contiene dolor, de modo que si una orden hipnótica contuviera dolor sería igual a un engrama.

La diferencia entre el hipnotismo y el engrama es que mientras por lo general la persona se presta voluntariamente a ser hipnotizada, el engrama entra subrepticiamente, es decir "sin permiso".

 

Debe tenerse en cuenta que los engramas, de la misma forma que las órdenes hipnóticas, no desaparecen con el tiempo, sino que, por el contrario, se hacen más fuertes al agregarse nuevos engramas a la cadena de engramas.

 

1) CONTENIDO ENGRÁMICO-VERBAL DEL AUTISMO: "Eres malo, siempre estás haciendo cosas malas, los chicos buenos siempre se quedan quieto, no molestan, no escuchan lo que no deben, no hablan para nada", o cualquier otras palabras similares sobre quedarse quieto y mudo. Cuando una orden engrámica-hipnótica así se reestimula, el niño puede volverse taciturno, estará siempre quieto, y en lugar de jugar con los demás chicos andará escondiéndose por los rincones.

 

2) CONTENIDO ENGRÁMICO-VERBAL DEL DALTONISMO: "Siempre estás confundiendo los colores, no distingues el verde del rojo", o cualquier otra cosa parecida sobre confundir los colores.

 

3) CONTENIDO ENGRÁMICO-VERBAL DE LA DISLEXIA: "Siempre confundís las letras, no distinguís la letra d de la b, ni la p de la q...", o cualquier otras palabras similares sobre confundir las letras.

 

4) CONTENIDO ENGRÁMICO-VERBAL DE LA OBESIDAD: "Tienes que comer, comer y comer. La gordura es saludable. Los flacos se enferman y mueren pronto. Come y no pares de comer hasta que llegues a los 100 kilos...", o cualquier otras palabras sobre comer en abundancia.

 

5) CONTENIDO ENGRÁMICO-VERBAL DE LA BULIMIA Y LA ANOREXIA: "Nunca paras de comer, estás todo el día comiendo" (bulimia) o "Nunca comes, bajarás de peso hasta morir..." (anorexia).

 

Naturalmente que si se le implantan ambas órdenes contrarias, el niño puede terminar siendo un esquizofrénico.

 

6) CONTENIDO ENGRÁMICO-VERBAL DE LA COMPULSIÓN DE JUGAR: "Nunca paras de jugar, estás todo el día jugando", o cualquier otras palabras sobre jugar mucho.

 

7) CONTENIDO ENGRÁMICO-VERBAL DE LA COMPULSIÓN DE BEBER: "Nunca paras de beber, estás todo el día bebiendo", o cualquier otras palabras sobre beber mucho.

 

Todo lo que antecede son hechos científicos, corroborados por los terapeutas de la anterior técnica en todo el mundo (más de 100 organizaciones) que se encuentran diariamente, en las sesiones de ayuda, con pacientes, ya grandes, que relatan este tipo de trastornos provocados por los padres cuando ellos eran niños, precisamente con estos contenido verbales.

 

Así mismo hay engramas que tienen su origen en vivencias negativas donde la persona estaba bajo los efectos de roles de ego. Damos unos ejemplos:

 

- Diversos fracasos a nivel afectivo que pueden derivar en que por ejemplo la persona se aísle socialmente.

 

- Haber sufrido torturas en una vida lo que puede provocar diversos trastornos en una vida siguiente.

 

- Haber tenido algún tipo de enfermedad en una vida que por ejemplo cause una alergia en la vida siguiente.

 

Pueden verse diversos ejemplos en estos ejemplos de psicoauditación.

 

Los engramas pueden provocar infinitos trastornos, tantos como palabras y sus combinaciones existan.

 

El diagnóstico o la denominación de una enfermedad mental es superflua, porque todas provienen de una grabación engrámica, de la misma forma que la humedad de la pared siempre proviene de un caño roto.

 

¿Cuántas mentes tiene el hombre?

 

Estimado profesor: Soy psicóloga, como le dije en mi anterior email, y he leído el libro de la anterior técnica que usted me recomendó. Verdaderamente me resultó toda una sorpresa el descubrimiento de la mente reactiva, porque en la Facultad de Psicología esto no se enseña y los profesores lo desconocen totalmente. Pero usted habla de que los seres humanos tenemos otras mentes. ¿Cuáles son en total las mentes que tenemos?

 

Romina S.

 

RESPUESTA

 

Apreciada Romina: El ser humano tiene, en realidad, seis mentes: 1) mente analítica o consciente (esta mente no es una máquina como las otras y es, en realidad, el Pensador, es decir, el propio espíritu de cada uno); 2) mente decodificadora; 3) mente reactiva automática; 4) mente reactiva impulsiva o emocional o irreflexiva; 5) mente reactiva inconsciente, y 6) mente somática. Te transcribo, para que tengas bien en claro las diferencias de cada una, las definiciones que están en el Diccionario Técnico de Psicointegración (que enviamos gratuitamente a quienes lo soliciten):

 

MENTE (EN GENERAL). Conjunto de mecanismos (mente reactiva automática, mente decodificadora, mente reactiva impulsiva, mente reactiva inconsciente, mente somática) que ayudan al espíritu encarnado a sobrevivir en el plano físico.

 

MENTE ANALÍTICA. El Yo, la unidad de conciencia, que utiliza a la mente decodificadora para plantear y resolver problemas relacionados con la supervivencia. La mente analítica no es una máquina, como sí lo es la mente decodificadora y la mente reactiva. La mente analítica es la unidad de conciencia, el propio individuo, el Yo, el que piensa y actúa. El individuo puede utilizar la mente decodificadora pero no la mente reactiva, ya que ésta es un mecanismo automático de supervivencia ajeno a su control volitivo. En sentido estricto, cuando hablamos de mente analítica nos estamos refiriendo al 10 % de espíritu encarnado. Al 90 % de espíritu que queda en su plano de origen y no encarna, lo llamamos Thetán. No le llamamos "mente analítica" porque el Thetán no analiza para saber, directamente sabe sin analizar. En sentido amplio, queremos significar el conjunto formado, de un lado, por el individuo, el operador, y del otro, la procesadora de datos llamada mente decodificadora, ya que ésta, siendo una máquina, cobra verdadero sentido solamente cuando se la concibe junto con la persona que la maneja.

 

MENTE DECODIFICADORA. Sistema de control entre la unidad de conciencia y el universo físico. La mente decodificadora no es el cerebro. Parte de la mente que, bajo la dirección del Yo, es decir de la mente analítica, procesa los datos de experiencia contenidos en el banco de recuerdos y luego actúa. Otra de las funciones de la mente decodificadora es convertir o transformar las imágenes o ideas del espíritu en conceptos entendibles en el plano físico. El médium, precisamente, utiliza esta mente para traducir los pensamientos (ideas) de los espíritus a palabras o expresiones del lenguaje corriente.

 

MENTE REACTIVA AUTOMÁTICA. Mecanismo creado por los elohim para la supervivencia en el plano físico del 10 % de los espíritus encarnados, ya que el 90 % de ellos queda en su plano de origen. La mente reactiva automática reacciona instantáneamente, impulsando al organismo a la huida, a partir de las experiencias engrámicas archivadas en su banco reactivo. Parte de la mente que archiva aquellos incidentes (engramas [v.]) que contienen dolor físico o emoción dolorosa (por ejemplo, la caída de una escalera o el fallecimiento de un ser querido) y trata de dirigir al organismo mediante estímulo-respuesta (dado un cierto estímulo hay cierta respuesta). Sólo piensa en identidades: A=A=A=A. La mente reactiva no está bajo el control de la voluntad del individuo y ejerce poder de mando sobre su conciencia, propósitos, pensamientos, cuerpo y acciones. En esencia, es un mecanismo de supervivencia muy primitivo montado a nivel celular. En realidad todas las mentes reactivas se alojan en la amígdala cerebral, pero obviamente actúan en todas las células del cuerpo.

 

MENTE REACTIVA IMPULSIVA, IRREFLEXIVA O EMOCIONAL. Mecanismo creado por los elohim para la evolución de los espíritus, cuya finalidad es, cuando el espíritu no está encarnado, de servir como obstáculo a vencer, ya que la mente reactiva impulsiva depende del Ego, y, cuando el espíritu está encarnado, además de obstáculo a vencer, también como medio de supervivencia. La mente reactiva impulsiva obra movida por los deseos o motivos afectivos que induce a hacer algo de manera súbita, sin reflexionar. De ahí que también se la denomine emocional o irreflexiva. La diferencia entre la mente reactiva impulsiva y la mente reactiva automática, es que mientras ésta, para reaccionar e impulsar al organismo a la huida, requiere la adquisición previa de engramas, aquélla lo hace sin necesidad de ellos. El miedo a la oscuridad, a los insectos, al vacío, etc. forman parte, precisamente, del contenido inherente de la mente reactiva impulsiva. El Ego constituye uno de los escollos de la evolución más difíciles de superar, porque su rol fundamental es el protagonismo, que trae como consecuencia inevitable la ambición del Poder. A medida que el espíritu evoluciona, sus ansias de protagonizar se van reduciendo, y en la misma medida le va entregando el protagonismo al otro. Cuando el Ego está totalmente integrado, el espíritu ya no tiene ningún deseo de protagonizar y su necesidad de ser servido se transforma en una necesidad de servir. Esto lo puso de relieve Jesús cuando le lavó los pies a sus discípulos, momento en el cual el Maestro tenía el Ego totalmente integrado, sus deseos de protagonizar ya se habían disipado y los únicos y verdaderos protagonistas para él eran sus discípulos. Su enseñanza final fue que el líder debe ser un servidor.

 

MENTE REACTIVA INCONSCIENTE. Tercera mente reactiva, junto con la mente reactiva automática y la mente reactiva impulsiva, cuya función ─negativa─ es captar mensajes subliminales, frases sutiles, ideas y otras cosas, no en su verdadero sentido sino en el sentido equívoco, impulsando a la persona a una conducta errada. Por ejemplo, tú dialogas con otra persona y quizás estés mal predispuesto con ella, y, entonces, cualquier cosa que diga, tu mente reactiva inconsciente lo malinterpreta a gusto y placer. De pronto tu computadora funciona mal y llamas al técnico, quien se excusa sinceramente de atenderte porque en ese momento está ocupado con otro cliente, y entonces tu mente reactiva inconsciente, evaluando en forma antojadiza que ese técnico no es digno de crédito, toma la excusa como una burla y a partir de allí lo difamas con otras personas para que no utilicen sus servicios. Así actúa en forma arbitraria esta mente. La mente reactiva automática y la mente reactiva impulsiva no son exactamente el inconsciente, porque el inconsciente actúa aun estando la mente analítica funcionando a pleno. Y por Psicointegración se sabe que cuando la persona está analítica, es decir, en la plenitud de su razonamiento, no está reactiva, ni automática ni impulsiva. Y estando analítica, todo lo que ve, oye, o capta con cualquiera de sus sentidos externos va a archivarse a su banco de recuerdos, que es un banco analítico. El banco analítico es un banco que discierne, que elucubra, con un 100 % de raciocinio, porque, en definitiva, es el espíritu el que lo usa. En esta mente analítica, sin embargo, opera también el inconsciente, que, vale la reiteración, capta mensajes subliminales, frases sueltas, ideas y otras cosas que cree que son así y en realidad no lo son. Ese inconsciente no se identifica con ninguna de las tres mentes (analítica, reactiva automática y reactiva impulsiva) porque por dentro tiene pulsiones, tiene emociones, tiene deseos, y es tan irresponsable que no mide las consecuencias de sus actos. Es un inconsciente que lo único que busca es satisfacer sus deseos. La mente reactiva inconsciente, a pesar de que abarca todas las mentes, es, en sí, un mecanismo mental completo. Se la incluye entre las mentes reactivas porque también reacciona. Pero es la más peligrosa y la más difícil de tratar, precisamente porque interactúa con todas las mentes. Si una persona de alguna manera se vigila puede controlar los impulsos de la mente reactiva impulsiva, y eventualmente también de la mente reactiva automática, pero no puede hacer lo mismo con la mente reactiva inconsciente, pues como ésta está muy escondida, no puede percibir los conflictos que está gestando. El secreto para que esa mente reactiva inconsciente no tenga poder es estar permanentemente en amor, es estar pensando continuamente en el otro, es estar respetando permanentemente al otro. Pero recordando primero que todo trabajo pasa por uno mismo. No existe en ninguno de los planos una entidad que ame a otra si primero no se ama a sí misma, y esto no tiene nada que ver con el egocentrismo, sino con el egoísmo. Egoísmo no significa no querer a los demás, significa quererse a uno mismo. Y el egoísmo está bien, porque la única forma de poder querer al otro pasa por aceptarse primero uno. Si uno se acepta, si uno se respeta, acepta y respeta al otro. Entonces, todas las pulsiones, todas las emociones, todos los deseos descarrilados van a quedar encarrilados dentro de esa mente y no van a afectar a terceros.

 

MENTE SOMÁTICA. Parte o función de la mente que, dirigida por la mente analítica, la mente reactiva impulsiva o la mente reactiva automática, ejecuta las órdenes a nivel físico (por ejemplo, impulsando al organismo a la huida, produciéndole enfermedades orgánicas (artritis, úlceras, alergias, etc.) o trastornos mentales (depresión, fobias, etc.).

 

 

EL DESCUBRIMIENTO DEL ALMA HUMANA

 

No somos seres humanos teniendo una experiencia espiritual, somos seres espirituales teniendo una experiencia humana. Teilhard de Chardin.

 

El hombre no tiene un alma, sino que el alma tiene un hombre. J. Conrad Lewis.

 

En una época, el hombre supo que tenía un alma. Habría sufrido un gran impacto si le hubieran dicho que algún día se tendría que escribir un libro para informarle, como un descubrimiento científico, de que la tenía. L. Ronald Hubbard.

 

Científicamente se sabe que el hombre se compone de tres partes: 1) Thetán (alma o Yo Superior); 2) mente y 3) cuerpo.

 

De las tres, obviamente, el Thetán es la entidad superior, ya que sin alma el cuerpo no tendría animación ni mente, mientras que sin un cuerpo o una mente, el alma continúa teniendo animación y vida.

 

En este caso es más acertado hablar directamente de espíritu: el espíritu (100 %) es el ser no encarnado.

 

El término Thetán fue acuñado por L. Ronald Hubbard para referirse al alma o Yo Superior, y resulta más apropiado utilizarlo para erradicar la concepción errónea de que el hombre "tiene" un alma: el hombre "es" esa alma.

 

La palabra Thetán proviene de la letra griega theta que, en electroencefalografía, indica un ritmo cerebral más lento y predomina en el nivel de la percepción extrasensorial.

 

En el plano físico, sólo un 10 % de nuestro espíritu anima nuestro cuerpo y nuestra mente. El otro 90 % se encuentra en un plano de vibración superior, el que nosotros llamamos el mundo espiritual.

 

Cuando desencarnamos seguimos existiendo como espíritu, ya que éste es inmortal.

 

Mediante la telepatía (mediumnidad) es posible comunicarse con cualquier Thetán (90 %) o espíritu (100 %).

 

El thetán (alma o Yo Superior, o como cada uno guste denominar), fue descubierto por Hubbard y hoy constituye un hecho científico irrefutable.

 

Además, la única curación válida es la que rehabilita al Thetán (ya se está haciendo, aunque no a través de la Medicina ni de ninguna de sus ramas).

 

Nomenclatura

 

Las denominaciones de las diversas partes del espíritu son: 1) espíritu propiamente dicho: es el espíritu 100 %, es decir, cuando no está encarnado; 2) Thetán (alma o Yo Superior): es el espíritu 90 %, es decir, cuando está encarnado; 3) mente analítica: es el espíritu 10 %, es decir, el Pensador en el plano físico, ya que su 90 %, que queda en su propio plano, sólo esporádicamente se comunica con el 10 %.

 

La mal llamada "muerte" no es más que la reunión del 90 % con el 10 %. Llamamos "mente analítica" al espíritu encarnado (10%) porque para saber primero tiene que analizar. En cambio, el Thetán o espíritu no necesitan analizar para saber: directamente sabe.

 

 

 

Mente Reactiva, Ego y estados evolutivos

 

Estimado profesor, agradecería su ayuda, me han surgido algunas dudas acerca del ego,

 

1. ¿el ego nace de la mente reactiva?,

 

Sí, es un fruto de la Mente Reactiva, al igual que los engramas.

 

2. si nace de la mente reactiva, una vez que lo hace en donde se aloja después, ¿sigue estando en la mente reactiva, o pasa a ser parte de la personalidad básica?

 

Siempre forma parte de la Mente Reactiva, pero no pasa a ser parte de la personalidad básica... la forma, crea una personalidad dependiente de la aprobación de los demás.

 

3. cuando uno se audita lo hace para llegar al estado clear, después de ese estado ¿hay estados posteriores?,

 

Sí, los responderé en las preguntas siguientes...

 

4. ¿Cuando se integran los roles del ego, cómo se le llama a este estado?

 

Estado de "Despierto", que es un estado posterior al de Clear.

 

5. ¿El estado que resulta de integrar los roles de ego es mejor que el estado clear?, Es decir, ¿las características del haber integrado el ego son mejores que el estado clear?

 

Clear es estar libre de los condicionamientos que producen los engramas, pero todavía puedes estar presa de las pasiones egoicas y eso te limita.

 

El Estado de Despierto (al tener los roles del Ego integrados) te da una Percepción mayor, o sea, la Comprensión no es limitada por los Condicionamientos.

 

6. ¿La Iluminación es un estado superior al estado clear y es superior a integrar los egos?

 

La Iluminación (Nirvana según el Brahmanismo o Satori en idioma japonés) es la Percepción Total, el estar libre de todo apego, el estar exento de condicionamientos, aun del Amor personal (*).

 

7 y por ultimo quisiera saber si hay algún libro de numerología o de tarot que me recomiende usted o el profesor Olguín, y si no lo hay, ¿no planean escribir algún libro ustedes?, disculpe tantas preguntas, de antemano muchísimas gracias.

 

(*) El Amor personal abreva mitad del Sentimiento (impersonal) y mitad de la emoción (ego), y eso impide que forme parte de la Iluminación.

 

Mente reactiva

 

La mente reactiva no actúa racionalmente, pues se basa en impulsos instintivos. Todo el mundo posee mente reactiva. Ningún ser humano se encuentra libre de ella o del contenido aberrativo de su banco de engramas.

 

Este es el depósito o archivo de donde se nutre la mente reactiva. ¿Qué es lo que hace esta mente? Bloquea el recuerdo auditivo, provoca compulsiones, psicosis, neurosis, represiones y evita que el sujeto pueda razonar libremente, bloqueando los mecanismos de análisis.

Los engramas son como órdenes hipnóticas de alto poder, que inhiben el razonamiento de la persona, haciendo que la misma se maneje por impulsos. Los mismos son fruto de la mente reactiva.

Sin entrar en la teoría espiritual, la cual dice que el espíritu fue creado con mente reactiva para que este aprenda a vencer sus impulsos y así, pueda entrar en el camino evolutivo, vamos a ver la mente reactiva desde otro ángulo. El ser humano tiene millones de años desde sus comienzos como homínido y la mente reactiva era necesaria para sobrevivir pues, al basarse en impulsos, permitía a ese hombre primitivo huir en lo inmediato de los peligros (un tigre dientes de sable, un megaterio, etc) o atrapar a la presa al instante de verla. Como su mente poseía un cerebro de 500 cm. cúbicos, no estaba capacitado para razonar en el sentido abstracto, por eso primaba lo impulsivo sobre lo meditado. No había que decidir, había que obrar... y la mente reactiva obraba, sin pensar.

Con el tiempo, ese ser fue desarrollando su capacidad craneana, hasta llegar al hombre actual, el homo sapiens sapiens. Y entonces surge la mente analítica, llamada también mente consciente, creando así un conflicto de poderes.

 

Parte 2

La mente analítica es la mente que razona y evalúa las posibilidades antes de tomar una decisión. El ser humano ya no se maneja con instinto ni actúa con impulsos. Eso transforma en fútil a la mente reactiva, pues el raciocinio reemplazó al instinto, pero... ¿es tan así? Si repasamos, vemos que la mente analítica es la que se expresa luego de analizar y la mente reactiva es la que reacciona automáticamente, sin analizar. Por lo tanto, con el advenimiento de la civilización, esa primer mente ya no tendría razón de ser... pero sigue manejando los hilos en la conducta del ser humano.

¿A qué se debe eso? A que la primer mente está "grabada" en el código genético desde hace millones de años y la segunda, la analítica, apenas está con la humanidad desde hace diez mil años... y al no ser impulsiva, reacciona más tarde.

 

Les cuento una anécdota: Estaba en una parada a la espera de un transporte público y al lado mío se encontraban un señor con un chico de cuatro años. El nene no se quedaba quieto en ningún instante, a pesar de las advertencias del padre. En un momento determinado, el padre reaccionó y, levantando al hijo del brazo, lo pateó descontroladamente en las piernas y lo dejó caer como un fardo. A los cinco segundos reparó en lo que había hecho y alzó al niño, que lloraba desaforadamente, cubriéndolo de besos.

 

¿Qué había sucedido? El hombre había sido presa de su mente reactiva, actuando impulsivamente. Luego apareció su mente analítica, la que razona antes de actuar. Pero, al ser más lenta, no pudo evitar el hecho.

 

Parte 3

 

Otro de los frutos de la mente reactiva es el ego, el obstáculo más grande para el desarrollo del espíritu.

 

El ego hace que el sujeto protagonice a través de diversos yoes. Estos "actores" hacen el rol de víctima, de ofensor, de juez, de inquisidor y pasan de un estado soberbia a un drama de falta de autoestima en instantes.

 

El ego es la raíz de los engramas y está enterrado en la mente reactiva. Si no hubiera ego, no existiría la posibilidad de generar engramas. Los distintos traumas no tendrían cabida, pues el inconsciente no anhelaría deseos ocultos y el yo consciente estaría en armonía.

Obviamente, el recién nacido no posee mente analítica, pues es puro instinto, necesario para su supervivencia. De todas maneras, a medida que pasan los meses, se va germinando en el bebé "esa mente que razona". Una prueba de ello es cuando llevan a la criatura al médico (lo comprobé con mi nieta Narella) y comienza a llorar, aún antes de que el profesional la revise. ¿Qué mecanismo hace que el bebé llore? ¿El consciente o el inconsciente? Ambos: Si consideramos como inconsciente a la mente reactiva, esta intenta defenderse de la supuesta agresión y el bebé reacciona en forma de llanto. Pero esa agresión fue previamente detectada por la mente analítica de la criatura que, a su manera y ofuscada por la mente reactiva, mal interpretó la revisación médica.

 

Parte 4

A partir de los dos años de vida aproximadamente, la mente analítica entra a formar parte del mundo de sensaciones del ser humano en forma definitiva, pero la mente reactiva, que hasta ese momento era absolutamente necesaria para diagramar una conducta que llame la atención, empieza a absorber en forma paulatina el conocimiento de la segunda. Así aprende a "pensar", pero razona impulsivamente.

Ahí nacen las equivocaciones, porque la mente reactiva que hasta ese momento era útil para la supervivencia, hace crecer el rol del ego consiguiendo que el pequeño ser humano empiece a necesitar más de la cuenta, creando roles de control. Entonces se genera un cuadro nuevo: la mente reactiva sigue expectante del entorno, pero ahora calcula primero con qué drama de control puede sacar más beneficio de los demás.

Por eso surgen distintas facetas del comportamiento y la persona puede cambiar de humor de un instante a otro. Esa transformación la provocó la aparición de la mente analítica que, más adelante, se tendrá que ocupar de integrar los diversos "yoes" creados por el ego.

Es paradójico, la mente analítica le dió a la mente reactiva las herramientas para que ésta comience a manejar sus impulsos y transforme sus necesidades primarias en un inagotable apetito de control. A partir de ahí, la mente analítica será la encargada de encausar el empuje egoísta de la primera.

Ir a: El Ego y las mentes analítica y reactiva

El Ego y la mente analítica

Sabemos que el ego es el fruto de la mente reactiva, pero este queda agazapado como un enemigo oculto, aún cuando la persona está analítica.

No voy a hablar en esta nota sobre los efectos de la mente reactiva, puesto que quiero analizar al ego en toda su magnitud, incluso cuando la mente se halla totalmente analítica.

El rol de los engramas es hacer de la persona un ser totalmente autómata, incapaz de analizar algo.

Es el impulso instintivo el que lleva el timón.

 

Pero cuando los engramas son clarificados y la persona está  limpia de ellos, acecha otro enemigo que no permite al espíritu elevarse: el protagonismo.

Aun no teniendo engramas, la persona tiene complejos de culpa, es susceptible, posee baja autoestima, se cree superior, cuestiona todo, se ofende, trata de imponer sus ideas, no permite una opinión distinta de la suya, se vuelve hipócrita, llega a ser depresiva, puede estar eufórica, o introvertida. Y hay muchos más estados de protagonismo o roles que puede desempeñar una misma persona, incluso estando analítica, sin engramas.

Esos roles de protagonismo están dados por el ego, la fuente de todo lastre espiritual. El ego también genera dramas de control, buscando (para dominar) crear complejos de culpa en los demás mediante roles de víctima.

Por otro lado, es obvio que cualquier persona libre de engramas y con un ego ingobernable, es fácil que vuelva a estar reactiva. Y así el campo está fértil para que se implanten nuevos engramas.

 

Los efectos nocivos del ego pueden ser erradicados con la técnica de Psicointegración. (1)

Reitero que no voy a hablar de los efectos posteriores de la mente reactiva. Sí voy a decir que donde el ego se halla integrado no tienen cabida los engramas.

Sé que es muy difícil integrar el ego pero, por lo menos,  hay que tratar de lograr que el porcentaje que queda buscando roles o generando dramas de control, sea el menor posible.

Ya había dicho que el ego es el fruto de la mente reactiva, pero también comenté que éste queda agazapado como un enemigo oculto, aún cuando la persona está analítica.

 

Sabemos que el rol de los engramas, otro de los frutos de la mente reactiva, es hacer de la persona que los posee, un ser totalmente autómata, incapaz de analizar algo, puesto que el impulso instintivo lleva el timón.

 

También dije que cuando los engramas son clarificados y la persona está limpia de ellos, acecha otro enemigo que no permite al espíritu elevarse: el protagonismo.

 

El profesor Carlos Azagra define al Ego de esta manera: "El Ego es un elemento hábil, sagaz, rebuscado, muy  inteligente, experto en el arte de las representaciones, en el teatro de la convivencia humana.

 

Es el mejor "actor" creado por la evolución.

Posee una imaginación frondosa y puede interpretar el rol del ser más desdichado de la Tierra con la misma firmeza y convicción con que minutos más tarde representará al más feliz"

El protagonismo es la cara externa del ego, que busca subsistir a toda costa, creando mecanismos de defensa:

1) Se apega a los roles, pero no a las ideas. De esa manera, no se aferra a los afectos. Pero, por otro lado, hace que la persona sufra de trastornos obsesivos.

2) Los conflictos producidos por los engramas, como la ansiedad, los condicionamientos, la baja estima y los impulsos que son reprimidos, el ego los transforma en síntomas somáticos que afectan el sistema nervioso. Esta es otra de las facetas del rol de víctima.

3) Desplaza las emociones originales para no debilitarse y las transfiere de la persona original a otro sustituto más aceptable. Este comportamiento, la psicología freudiana lo toma como fobia.

 

4) A veces, la mente reactiva, obliga al sujeto a adoptar actitudes concretas, ideas y afectos opuestos a los que tiene.

5) El ego logra que la persona se identifique con sujetos como si fueran un espejo, adoptando patrones individuales que imitan a los de otro individuo admirado.

6) Lo que la persona rechaza en uno mismo, lo que no termina de aceptar en su propio ser, lo rechaza inconscientemente y lo atribuye a otros seres de su entorno.La psicología freudiana lo denomina Proyección y explica así que los propios anhelos, deseos o temores, son desplazados hacia otras personas.

7) Otro de los mecanismos de defensa hace que las personas a las que el sujeto ama, odia o teme, sean incorporadas simbólicamente dentro del ego y así éste asume el rol de esas personas. Es lo opuesto de la Proyección.

8) La persona se niega a reconocer factores que pueden llegar a perturbarla.

9) La persona justifica conductas que censuraría en otros.

10) A veces el sujeto retorna a patrones más infantiles de pensamiento para evadir simbólicamente un entorno hostil.

11) Toda crítica la puede tomar como agresión y modifica su conducta de modo que hasta puede alterarse de forma considerable.

 

PARTE 2

 

Querido profesor: Quiero tocar un instante el tema de los engramas, para que el mismo quede aclarado en forma definitiva. Sabemos que son el fruto de la mente reactiva y quedan grabados a nivel celular como si fueran órdenes hipnóticas. Mediante la técnica llamada Auditación esos "implantes" pueden ser removidos. Sucede que hay engramas que están muy afianzados. Recuerda que los engramas son registros grabados en la mente reactiva de un incidente que le ocurrió a la persona en su pasado y que contenía dolor e inconsciencia. El engrama, en realidad, es una imagen mental que contiene, además de dolor e inconsciencia, una amenaza real o imaginaria contra la supervivencia. No está al alcance de la mente analítica como experiencia porque el engrama se recibe cuando la persona está inconsciente. El engrama es la única fuente de aberraciones y de enfermedades psicosomáticas.

 

Eso quedó aclarado. Ahora, la pregunta es: ¿Por qué el EGO también es un fruto de la mente reactiva si actúa  aun estando la persona analítica?

 

PARTE 3

 

Estimado consultante: Las encrucijadas son bellas porque, al resolverlas, se aclara más el panorama de "lo oculto". No hay contradicción al decir que el Ego también es un fruto de la mente reactiva, aunque TRABAJE estando la persona analítica, pues ese fruto puede actuar aunque su fuente no esté activada. Es independiente de la mente reactiva. ¿Por qué? Porque la mente reactiva se maneja por impulsos o automáticamente (recuerda que hay dos mentes reactivas), y el ego se maneja (a veces) analíticamente. Ejemplo:

 

Cuando planifica algo en forma malévola. Porque el planificar no tiene nada que ver con un impulso interno o con una acción automática, por ende, el ego "es el fruto independiente de la mente reactiva" y después recoge (como un simbionte) información de la mente analítica.

 

Con respecto a los engramas, es cierto, son solo mecanismos de reacción. En cambio, los Yoes son inteligentes, por eso reafirmo que el ego saca información de la mente analítica, aun siendo fruto de la mente reactiva.

 

La mente analítica "actúa" y la mente reactiva "reacciona". El ego actúa o reacciona, depende el caso.

 

PARTE 4

 

Apreciado consultante: Quiero referirme a algunos ejemplos donde se notan los roles de dramatización del Ego. Habla sobre lo que la persona dice y lo que en realidad quiere decir: -Solo Dios sabe lo que yo estoy pasando- más toda la gente a la que la persona le contó el problema...

-No quisiera que ésto te pasara a tí- ojalá te pasara para que sufrieras lo que yo sufro...

-¿A tí qué te importa? El que sufro soy yo- aunque tú no sufras, no te voy a dejar tranquilo, pues quiero compartir mi sufrimiento...

Y así, infinidad de ejemplos.

 

También quiero referirme al sentido de posesión que tiene la persona egoica:

-Fijate, me vaciaste la azucarera- la persona que dramatiza, aparentemente, no consume azúcar...

-Vamos a tener un hijo- la señora explica que la hija está embarazada... (¿O están embarazadas ambas?)

-Me dejaste sola- le reclama la esposa al cónyugue que ha fallecido. Lamenta más su soledad que la muerte de la otra persona.

La persona que tiene Ego siempre quiere ser protagonista, es absolutamente incapaz de ponerse en lugar del otro.

Todo lo evalúa desde su exclusivo punto de vista y rechaza rotundamente cualquier otro punto de vista que no sea el suyo propio.

 

PARTE 5

 

Querido profesor: Mi pregunta se refiere a si el Ego es un adjetivo o un sustantivo. ¿Por qué inquiero sobre esto?

 

Porque, por un lado, dices que el ego es el fruto nefasto de la mente reactiva y por el otro, también actúa en forma independiente. ¿Es el perfume de la flor o es la flor en sí misma? ¿Es un aspecto negativo del ser espiritual o un ente protagonista por sí mismo?

 

¿Hay un ego pequeño como una cualidad negativa del Ego?

 

Si estudiamos las distintas afirmaciones, recuerda que el gran filósofo Descartes caratula al Ego como una sustancia cuando dice: cogito ergo sum (pienso, luego existo), o sea: Yo soy una cosa que piensa, que duda, que quiere...

 

Al sustancializar el Yo, daría la impresión que Descartes buscase cimentarlo sólidamente, pues substancia es lo que es por sí (per se) y no necesita de otra cosa para subsistir.

 

Pero no es así, pues Descartes renuncia al solipsismo del Ego (de solup ipse, sólo yo mismo) y lo pone como una cualidad negativa creada por Dios, pues solo Él es causa sui (causa de sí) y únicamente a Él le corresponde verdaderamente la categorización de substancia.

 

Obviamente, esto no es tan así, profesor, puesto que el Absoluto no es solo substancia... es eso y mucho más, es el TODO.

 

PARTE 6

 

Estimado consultante: Analicemos el Ego. ¿Es una conducta?

 

¿O es el resultado de esa conducta? ¿Es un rol en sí mismo? ¿O crea diversos papeles protagónicos?

 

En realidad es ambas cosas: Es la flor y también es el aroma, es un acto y es la consecuencia. Tú pensabas que el ego era la cualidad negativa del Ego. No hay dos Egos... hay un solo ego y diversos Yoes. Lo que tú mencionabas como Entidad es el Yo Superior, que es nuestro Thetán (el 90% del espíritu que queda en su plano cuando estamos encarnados) y que nos orienta en forma permanente.

 

El ego es el ente o la entidad fruto de la mente reactiva, que siempre está centrado en sí mismo.

 

Ese ego quiere protagonizar y ser servido. También es el aspecto negativo del ser espiritual, donde domina el egocentrismo y la exaltación extrema de la propia personalidad, hasta considerarla como el centro de la atención.

 

La persona dominada por el protagonismo posee Mente egoica, donde el ego no está integrado y cada uno de los Yoes se turna en el mando y es el amo absoluto, conforme a su rol (de víctima, de sabio, de loco, de irascible, de pacífico, etc). El ejemplo sería el de una orquesta donde se halla ausente el Director y entonces a cada momento toma la batuta y la dirige uno de los ejecutantes, ora el violinista, ora el pianista, ora el tenor, etc.

 

 

 

Los diversos Yoes

 

PARTE 7

 

Querido profesor: ¿Qué sería del Conocimiento sin el Debate?

 

La esencia de la comunicación es la comprensión y no puede haber comunicación si cada uno de los interlocutores no sabe de qué está hablando el otro. Y para saber exactamente esto es necesario que cada interlocutor conozca la definición o el concepto de cada palabra que vierte el otro.

 

Estuve cavilando un poco y he pensado si no sería mejor, en lugar de decir que el Ego es el fruto de la mente reactiva, hablar del Ego como el fruto de la mente egoica. Esto lo comento porque llegué a la conclusión que el Ego es un mecanismo del mismo nivel que el de la mente reactiva.

 

Recuerda que ésta solamente funciona cuando la mente analítica está desconectada, total o parcialmente, y en cambio el Ego actúa aun cuando la persona está analítica.

 

O sea, mi cuestionamiento es: ¿Cómo puede entenderse que una persona tenga Ego cuando su mente reactiva, que es su fuente o causa, no funciona? Sería tanto como decir que la luz proviene de una lámpara apagada. Por eso, si hablamos del Ego como un mecanismo o entidad independiente de la mente reactiva (aunque sea a los efectos prácticos) el concepto sería más claro. Y ese protagonismo quedaría dependiendo de la mente egoica.

 

Para concluir mi razonamiento: de la mente egoica surgen los Yoes, que son inteligentes, y de la mente reactiva salen los engramas, que son simplemente mecanismos de reacción.

 

PARTE 8

 

Querido profesor:

 

Fíjate que en artículos anteriores se habló de dos mentes reactivas. 1) la mente reactiva automática y 2) la mente reactiva impulsiva. Ahora, debido a esas definiciones, te hago las siguientes acotaciones: En Dianética y la anterior técnica la mente reactiva y los engramas están bien delineados.

 

Toman a la mente reactiva como un mecanismo estrictamente de supervivencia y si decimos que hay dos mentes reactivas estaremos diciendo también que hay dos mentes ocupadas en la supervivencia. Esto puede producir mucha confusión porque la mente impulsiva no tiene nada que ver con la supervivencia. ¿Por qué afirmo esto? Porque mientras la mente reactiva automática tiene su base en los engramas, la mente reactiva impulsiva tiene su base en las emociones. Y sabes que un impulso es un deseo o motivo afectivo que induce a hacer algo de manera súbita, sin reflexionar. Y solo el "reflejo automático" tiene que ver con la supervivencia.

 

PARTE 9

 

Apreciado consultante, respondo a tus dos comentarios:

 

Con respecto al primero, te reitero que el ego es un ente independiente de la mente reactiva y puede funcionar aun estando dicha mente desactivada. Con respecto al segundo, la mente reactiva no actúa racionalmente, pues se basa en impulsos instintivos. Eso ya lo expliqué en un artículo que está en la sección Notas. Sabemos que todo el mundo posee mente reactiva. No hay ningún ser humano que esté libre de ella o del contenido aberrativo de su banco de engramas.

 

Sin entrar en la teoría espiritual, la cual dice que el espíritu fue creado con mente reactiva para que éste aprenda a vencer sus impulsos y así, pueda entrar en el camino evolutivo, vamos a ver la mente reactiva desde otro ángulo. El ser humano tiene millones de años desde sus comienzos como homínido y la mente reactiva era necesaria para sobrevivir pues, al basarse en impulsos, permitía a ese hombre primitivo huir en lo inmediato de los peligros (un tigre dientes de sable, un megaterio, etc) o atrapar a la presa al instante de verla. Como su mente poseía un cerebro de 500 cm. cúbicos, no estaba capacitado para razonar en el sentido abstracto, por eso primaba lo impulsivo sobre lo meditado. No había que decidir, había que obrar... y la mente reactiva obraba, sin pensar.

 

Esa es la mente reactiva impulsiva y ya ves que sí actúa a favor de la supervivencia.

 

Lamentablemente, en el presente, solo es causa de disgustos pues, al no reflexionar, empuja al sujeto a hacer cosas de manera súbita y agresivamente.

 

PARTE 10

 

Querido profesor: Tú hablas que la mente impulsiva también es un mecanismo de supervivencia, cosa que acepto. Pero también es un mecanismo de supervivencia la mente que llamamos analítica, cuando está trabajando a pleno. Pues el razonamiento es la herramienta más importante para sobrevivir.

 

Estimado consultante: Estoy de acuerdo con tus palabras. Y ahora deseo expandirme sobre el concepto de mente egoica. Es la mente cuyo Ego aún no está integrado y, como dije antes, cada uno de los Yoes se turna en el mando y es el amo absoluto por un tiempo, conforme a su rol (de víctima, de inquisidor, de susceptible, etc).

 

La persona que ha logrado integrar su Ego, sin embargo, no está libre de reincidir, porque los Yoes están a la expectativa, listos para tomar nuevamente el mando.

 

Un ser humano que está "despierto" va a estar alerta de sus Yoes", para no volver a caer en determinados roles.

 

La vigilancia debe ser constante. Facilita la tarea saber que los Yoes quedan integrados cuando el espíritu deja de pensar en sí mismo y eso se logra con vocación de Servicio.

 

PARTE 11

 

Estimado consultante: Deseo dejar aclarado el tema del Yo Superior. Sabemos que ese Yo es el Thetán o el 90% de nuestra alma que está en el plano espiritual que corresponde.

 

Y ya sabemos que no siempre el Thetán tiene el Ego integrado. Entonces... ¿Cómo puede orientarnos si nuestro Thetán también tiende a protagonizar? Mi respuesta es que aun teniendo Ego, siempre va a tener menos apego que el ser encarnado y, de alguna manera, lo podrá guiar.

 

Otra inquietud, profundizando sobre la influencia del Ego en la mente y el cuerpo: Si a una persona se la hipnotiza y se le implanta una sugestión hipnótica (recuerda que la sugestión hipnótica es un engrama) cuyo contenido sea, por ejemplo, éste: "Cuando despiertes, cada vez que yo me toque la corbata ("reestimulador") te vas a sentir agotado", una vez que la persona esté consciente, cuando observe que el operador se toca la corbata, la invadirá un cansancio que no podrá explicar. Ya sabemos que los engramas se pueden implantar cuando el sujeto no está analítico, por ejemplo, durante una operación quirúrgica. Un médico puede decir a un colega: -Salí con tal persona, pero no pasó nada. ¡Me quiero morir! - Y automáticamente, la mente reactiva de la persona operada (que está inconciente) capta esa orden hipnótica que la puede inducir posteriormente a un intento de suicidio.

 

Los engramas también atrofian la conducta, las costumbres, el carácter, etc. Algo similar ocure con los efectos del Ego,  pero este, a su vez, potencia los engramas depositados en la mente reactiva.

 

Dianética tiene un método de Auditación que elimina dichos engramas y la persona queda 100% clear, o sea, libre de dichos engramas. Pero, en realidad, no es tan así. Nadie puede ser clear 100% teniendo Ego.

 

Ese protagonismo crea un lastre e impide que el sujeto sea libre de verdad. A medida que pasa el tiempo, los efectos van siendo más desvastadores y la persona se va deteriorando, no solo en la parte psíquica, sino también en lo físico.

 

Se han hecho estadísticas y se comprobó que muchas personas que han padecido los efectos nefastos del Ego, en la vejez están más deterioradas que aquellas que no lo sufrieron.

 

Doy el ejemplo del Gran Maestro Jiddu Krishnamurti, que dió conferencias hasta sus 90 años, con una lucidez mental extraordinaria.

Dejo en claro que no están contempladas en este ensayo las enfermedades comunes (ya sean físicas o mentales).

 

PARTE 12

 

Querido profesor: Primero quiero tocar el tema de la persona clear. Pienso que hay que dividir el clear en "clear permanente" (el que no tiene Ego) y "clear fluctuante" (el que todavía no ha integrado el Ego y por eso, aún siendo clear no está excento de recaer). Recuerda que el Ego siempre está acechando y te doy el ejemplo del Maestro Jesús, cuando halló en el Templo de Jerusalén a diversos comerciantes y cambistas, y haciendo un azote de cuerdas, los echó a latigazos, volcando luego las mesas con las monedas y rompiendo las jaulas de las palomas. El Ego hizo que el Maestro perdiera el control de sus actos, aunque la causa haya sido noble.

 

El otro tema es que has hablado de la Integración de los Yoes en un Yo Superior. De esa manera se acomodan los roles y la persona deja de ser protagonista. Mi pregunta es: - ¿Qué es "acomodar los roles"? - Porque antes de tratarme con Psicointegración, a menudo tomaba el mando mi "Yo susceptible" y ante cualquier cosa que me dijeran y que a mí no me gustara, reaccionaba de mala manera. Ahora, obviamente, no... pero noto que este Yo susceptible está siempre al acecho. Si me aflojo, aflora. Ahora bien, no creo que podamos decir que este Yo susceptible lo tengo "en prisión", sino más bien que mi Yo Superior lo mantiene "no susceptible". ¿Y qué rol cumple ese Yo u otros yoes cuando están integrados?

Y lo mismo cabe decir de cualquier rol, por ejemplo, el rol de víctima. ¿Cuando el Ego está integrado, qué pasa con el rol de víctima? ¿Qué función cumple ahora dentro de la mente integrada?

 

PARTE 13

 

Apreciado consultante: Respondo entonces a tu inquietud sobre el rol de los Yoes cuando el Ego está integrado. La respuesta es simple y fácil de entender: No hay roles, solo afán de Servicio.

 

El protagonismo queda de lado, pues la persona que no está dominada por el Ego solo piensa en Dar a los demás.

 

Con la integración de los Yoes se llega al Yo Superior, pero si no te convence la expresión, pues piensas que el Tehtán también puede tener Ego, defino al resultado de la técnica de Psicointegración como eliminación del rol protagónico de los diversos yoes y la formación de una "Consciencia trascendental". En esa instancia el espíritu está a pleno. Obvio que los yoes siguen al acecho, pero la Consciencia tiene el control (con Amor) de los roles...

 

¡Y estos no afloran! No hay dramatizaciones, no hay rol de víctima, pero... ¿Por qué? ¡Porque la persona no está pensando en sí misma, sino en el otro! Si piensas en Dar, no puedes dramatizar para llamar la atención... ¡porque no vas a querer llamar la atención!

 

PARTE 14

 

Querido profesor: Permíteme volver a la pregunta de la parte 5, donde inquiría sobre algo que deseo repasar.

Esto es muy concreto. Así como existe la rosa, existe su perfume. La rosa es la causa y el perfume, su efecto.

¿Donde ubicarías al Ego, hipotéticamente, como la rosa o como el perfume? Sé que lo hablamos antes, pero te lo pregunto de nuevo para confirmar si el Ego es un mecanismo como el de la mente reactiva, al mismo nivel, en cuyo caso sería una entidad o, por el contrario, el Ego es como el perfume, en cuyo caso sería simplemente una consecuencia o un aspecto de la mente reactiva.

Cuando hablamos de la rosa, estamos hablando de un mecanismo que exhala una fragancia. y cuando hablamos del perfume estamos hablando de una consecuencia o una cualidad de la rosa-mecanismo.

Por otro lado y visto desde la parte espiritual: ¿Cómo se logra integrar el Ego?

 

PARTE 15

 

Apreciado consultante:  Si te respondiera de manera ligera, te diría que el Ego es la rosa (causa) y los Yoes protagonistas serían el el perfume (efecto). Entonces... ¿Es el Ego una entidad?

 

Sí, pues es un mecanismo que crea roles de control. Su "fragancia" serían las dramatizaciones. Pero también se puede considerar al Ego como una consecuencia, puesto que es un fruto de la mente reactiva.

 

También debo aclarar que es independiente de la misma, pues es capaz de "actuar" analíticamente, aunque casi siempre obra impulsivamente.

 

Con respecto al Ego integrado, esto se logra cuando dejamos de ser protagonistas y la palabra YO queda relegada por las palabras TÚ o NOSOTROS.

 

Apreciado colaborador: Te comento sobre un caso que tuve hace poco. Un consultante estuvo saliendo con una chica durante un tiempo y me contaba que se daba cuenta que ella no estaba tan entusiasmada como él con la relación. La noche anterior a la consulta este joven había ido al cine con la chica y luego fueron a cenar. Durante la comida, estuvieron hablando mucho. Se quedaron conversando desde las 22 hasta casi la 1 de la madrugada... y ella le decía que se sentía vacía de afectos, que no tenía nada para DAR (a nivel personal).

 

El muchacho, Alberto, me comentaba que la chica, Natalia, estaba depresiva cuando le hablaba de sus sentimientos.

 

Rememoro que una de las últimas sesiones que tuvimos, donde Johnakan Ur-el dijo que además de la mente reactiva automática y la mente reactiva impulsiva, había una tercer mente: la mente reactiva depresiva. Y que ésta, al igual que la mente reactiva impulsiva, dice la verdad. Recuerda lo que debatimos:

 

Cuando tú hablabas de que el ser humano se comportaba como una MÁQUINA (que no mentía ni decía la verdad) te referías a la mente reactiva automática, cuyos engramas son los que respondían EN FORMA MECÁNICA.

 

Se había descubierto la mente reactiva automática hace medio siglo y fue la ÚNICA mente reactiva conocida hasta que con mis investigaciones logré descubrir la 2ª mente reactiva que afectaba a la persona: La mente reactiva impulsiva, la que dice la verdad.

 

La mente reactiva impulsiva, a diferencia de la automática, NO ES una máquina y el que responde (cuando la persona pierde el control de sí misma) es el EGO.

 

Entonces, la primera mente reactiva era canalizadora de engramas y la segunda, raíz del EGO. Los engramas (en la mente reactiva automática) no razonan, no tienen sentimientos, no mienten, no dicen la verdad... la persona es como un robot. En la segunda mente (la IMPULSIVA), la persona SIENTE (en realidad siente su Ego).

 

La mente reactiva impulsiva es generadora de muchos conflictos y TODO lo que diga la persona en el momento que esa mente entra en crisis, es lo que va a SENTIR como auténtico.

 

Esta tercer mente, la mente reactiva depresiva, también dice la verdad... porque la persona, al ser presa de un estado depresivo, baja las defensas psicológicas y su mente analítica queda desplazada. Entonces, esa persona no va a estar anímicamente preparada para urdir una mentira, por lo tanto, todo lo que exprese en ese momento será lo que sienta.

 

Por lo tanto, esta chica le estaba diciendo la verdad al muchacho. No comentaba que se sentía vacía de sentimientos por su depresión, sino al revés, su depresión hacía que se expresara con una sinceridad que en otro momento quizás no hubiese tenido.

 

2ª parte

 

Apreciado Prof. Jorge: He leído la 1ª parte del artículo y me agradó como está presentado. Luego ví la 5° parte de "Servicio y Sacrificio" y allí también se menciona la mente reactiva depresiva... ¡¡me encanta estudiar y analizar la mente del espíritu...!!

 

"...Esta tercera mente, la mente reactiva depresiva, también dice la verdad... porque la persona, al ser presa de un estado depresivo, baja las defensas psicológicas y su mente analítica queda desplazada. Entonces, esa persona no va a estar anímicamente preparada para urdir una mentira, por lo tanto, todo lo que exprese en ese momento será lo que sienta..."

 

Pero, ¿por qué la persona comienza a ser presa de un estado depresivo? Algo gatilla en la persona para que comience a manifestarse la mente reactiva depresiva. ¿Será que, al generarse engramas dolorosos egoicos y somatizarlos de manera constante, comienza a bajar las defensas y gatilla el resurgimiendo de la mente reactiva depresiva?

 

En muchos casos, por un hecho concreto determinado que la persona percibe o quizás por un asunto pendiente que esa persona no terminó de definir, un engrama se reestimula y la persona baja las defensas psicológicas. Como el ego está permanentemente alerta, la mente reactiva depresiva surge en toda su dimensión.

 

No es tarea sencilla estar permanentemente "alerta", tratando de que nada nos llegue, puesto que aun teniendo el ego integrado somos presas de diversas circunstancisas externas que nos vapulean.

 

Aclaro que si la persona es fuerte espiritualmente, se repondrá rápidamente de esos vaivenes, mas si su espíritu es frágil, caerá en un estado depresivo, que su ego tratará de agigantarlo para ejercer el rol de víctima que, inconcientemente, muchos "yoes" lo disfrutan, pues pueden ejercer un control sobre los otros. Aclaro que cuando un yo inferior o rol del ego disfruta un estado depresivo, no significa que la persona esté feliz de padecer ese estado... nadie en su sano juicio quiere estar mal. Sucede que esos roles pueden "manejar" a la persona en forma inconsciente y así alteran, no solo su estado de ánimo, sino incluso su conducta.

 

Recuerda siempre que el ego necesita y está en la vereda de enfrente de lo que significa brindar Servicio.

 ENGRAMAS

La mente reactiva no almacena memorias como nosotros las conocemos. Almacena tipos particulares de cuadros de imagen mental llamados engramas. Estos engramas son un registro completo, hasta el último y preciso detalle de cada percepción presente en un momento de “inconsciencia” parcial o total.

 

Este es un ejemplo de un engrama: se derriba a una mujer con un golpe en la cara, ella queda “inconsciente”, se le da una patada en el costado y se le dice que es una farsante, que no es buena, que siempre está cambiando de opinión. Cuando esto sucede, cae una silla. En la cocina hay un grifo abierto. Por la calle está pasando un coche.

El engrama contiene un registro continuo de todas estas percepciones.

El problema con la mente reactiva es que “piensa” en identidades: una cosa es idéntica a otra.

 

La ecuación es A=A=A=A=A. Una computación de la mente reactiva sobre este engrama sería: el dolor de la patada equivale al dolor del golpe, que a su vez equivale a la silla que se cae, que a su vez equivale al coche que pasa, que a su vez equivale al grifo, que a su vez equivale al hecho de que es una farsante, que a su vez equivale al hecho de que no es buena, que a su vez equivale al hecho de que cambia de opinión, que a su vez equivale al tono de voz del hombre que la golpeó, que a su vez equivale a la emoción, que a su vez equivale a una farsante, que a su vez equivale a un grifo abierto, que a su vez equivale al dolor de la patada, que a su vez equivale a la sensación orgánica en la zona de la patada, que a su vez equivale a la caída de la silla, que a su vez equivale a cambiar de opinión, que a su vez equivale a... ¿Pero por qué continuar? Cada percepción del engrama equivale a cualquier otra percepción en el engrama.

 

En lo que se refiere a cómo estas experiencias afectan al individuo, lee “despertando” el engrama.

 

DESPERTAR” EL ENGRAMA

 

Usando el ejemplo anterior de una mujer que había sido golpeada, pateada y se le dijo que no era buena y que siempre estaba cambiando de opinión, mostraremos cómo se “despierta” el engrama original. Posteriormente, cuando el entorno presente de la mujer contenga suficientes elementos similares a los que se encuentran en el engrama, ella experimentará una reactivación de ese engrama.

 

Por ejemplo: si una tarde el grifo estuviera abierto y ella escuchara el sonido de un coche que pasa afuera (ambos estaban sucediendo durante el engrama original) y al mismo tiempo su marido (el hombre en su engrama) la reprendiera por algo, en un tono de voz similar al que usó en el engrama original, ella experimentaría dolor en el costado (donde fue golpeada anteriormente). Y las palabras que se dijeron en el engrama podrían convertirse también en órdenes en el presente: ella podría creer que no era buena, o tener la idea de que siempre cambiaba de opinión.

 

La mente reactiva le diría a la mujer que se encontraba en un lugar peligroso. Si ella permaneciera ahí, el dolor en las áreas donde fue maltratada se podría convertir en una predisposición a la enfermedad o en una enfermedad crónica misma. A este fenómeno de “despertar” el antiguo engrama se le llama reestimulación.

 

La mente reactiva no es una ayuda para la supervivencia de la persona, por la excelente razón de que aunque es lo bastante fuerte como para resistir durante el dolor y la “inconsciencia”, no es muy inteligente. Intenta “impedir que una persona se ponga en peligro”, y al imponer el contenido de su engrama puede causar temores y emociones indeseadas y desconocidas, enfermedades psicosomáticas y dolores que sería mejor no tener.

 

LA SOLUCIÓN A LA MENTE REACTIVA

 

Tras descubrir la existencia de la mente reactiva y de sus engramas, L. Ronald Hubbard desarrolló técnicas muy precisas para ocuparse de ella. Estas técnicas pueden “borrar” de forma eficaz el contenido de la mente reactiva y eliminar la capacidad de tales grabaciones para afectar a la persona sin su conocimiento consciente.

 

Además, estas técnicas ponen a disposición del individuo esas memorias, antes ocultas, como memoria en la mente analítica. La eficacia de estas técnicas, asombrosa en muchos casos, se ha documentado en multitud de historias de caso durante casi más de medio siglo de aplicación.

 

EL CLEAR

 

La meta de Dianética es un estado nuevo para el individuo, un estado que se ha buscado a lo largo de la historia del hombre, pero que nunca se había logrado antes de Dianética. Este estado se llama “Clear”. Un Clear es una persona que ya no tiene su propia mente reactiva y, por lo tanto, no sufre ninguno de los efectos negativos que esta puede causar.

El Clear no tiene engramas que, al reestimularse, confundan sus cálculos y decisiones e introduzcan datos ocultos y falsos.

Alcanzar el estado de Clear fortalece la individualidad y la creatividad innatas de la persona, y de ninguna manera reduce estas cualidades.

 

Un Clear  libre en cuanto a sus emociones. Puede pensar por sí mismo y es capaz de experimentar la vida sin las trabas de las inhibiciones que dictan, de manera reactiva, los engramas del pasado. La capacidad artística, la fortaleza de la persona y su carácter individual son, todos ellos, rasgos que residen en la personalidad básica del individuo, no en la mente reactiva.

 

Los Clears tienen confianza en sí mismos, son felices y generalmente tienen éxito, tanto en su profesión como en sus relaciones personales. Es un estado deseable para cualquier persona y prácticamente todo el mundo lo puede alcanzar. De hecho, miles y miles de personas han alcanzado el estado de Clear, lo cual es un homenaje viviente a la funcionalidad de los descubrimientos de L. Ronald Hubbard y a la tecnología que desarrolló.

 

 

LOS ATRIBUTOS DEL CLEAR

 

El estado de Clear nunca se había podido lograr en la historia del hombre. Un Clear posee atributos fundamentales e inherentes que alguien que no lo es no siempre puede tener; atributos que el hombre no había sospechado que existieran y que no están incluidos en deliberaciones del pasado sobre sus capacidades y comportamiento. El Clear es o está:

 

             Libre de enfermedades psicosomáticas o aberraciones activas o potenciales

             Autodeterminado

             Vigoroso y persistente

             No reprimido

             Capaz de percibir, recordar, imaginar, crear y computar a un nivel muy por encima

de la media

             Mentalmente estable

             Libre en cuanto a sus emociones

             Capaz de disfrutar la vida

             Menos propenso de tener accidentes

             Más saludable

             Capaz de razonar rápidamente

             Capaz de actuar rápidamente

 

La felicidad es importante. La capacidad de organizar la vida y el entorno para poder disfrutar mejor del vivir, la capacidad de tolerar las flaquezas de nuestros semejantes humanos, la capacidad de ver los factores verdaderos en una situación y resolver con precisión los problemas del vivir, la capacidad de aceptar y ejercer responsabilidad: estas cosas son importantes.

No vale mucho la pena vivir la vida si no se puede disfrutar de ella. El Clear disfruta de la vida en un grado muy pleno. Puede afrontar situaciones que cuando no era Clear le habrían hecho pedazos.

La capacidad de vivir bien y con plenitud, y de disfrutar de esa vida es el don del Clear.

 

La mente reactiva no actúa racionalmente, pues se basa en impulsos instintivos. Todo el mundo posee mente reactiva. Ningún ser humano se encuentra libre de ella o del contenido aberrativo de su banco de engramas.

Este es el depósito o archivo de donde se nutre la mente reactiva. ¿Qué es lo que hace esta mente? Bloquea el recuerdo auditivo, provoca compulsiones, psicosis, neurosis, represiones y evita que el sujeto pueda razonar libremente, bloqueando los mecanismos de análisis.

Los engramas son como órdenes hipnóticas de alto poder, que inhiben el razonamiento de la persona, haciendo que la misma se maneje por impulsos. Los mismos son fruto de la mente reactiva.

Sin entrar en la teoría espiritual, la cual dice que el espíritu fue creado con mente reactiva para que este aprenda a vencer sus impulsos y así, pueda entrar en el camino evolutivo, vamos a ver la mente reactiva desde otro ángulo. El ser humano tiene millones de años desde sus comienzos como homínido y la mente reactiva era necesaria para sobrevivir pues, al basarse en impulsos, permitía a ese hombre primitivo huir en lo inmediato de los peligros (un tigre dientes de sable, un megaterio, etc) o atrapar a la presa al instante de verla. Como su mente poseía un cerebro de 500 cm. cúbicos, no estaba capacitado para razonar en el sentido abstracto, por eso primaba lo impulsivo sobre lo meditado. No había que decidir, había que obrar... y la mente reactiva obraba, sin pensar.

Con el tiempo, ese ser fue desarrollando su capacidad craneana, hasta llegar al hombre actual, el homo sapiens sapiens. Y entonces surge la mente analítica, llamada también mente consciente, creando así un conflicto de poderes.

Profundizar en el concepto de la mente reactiva en esta página: "La mente reactiva automática"

 

Parte 2

 

La mente analítica es la mente que razona y evalúa las posibilidades antes de tomar una decisión. El ser humano ya no se maneja con instinto ni actúa con impulsos. Eso transforma en fútil a la mente reactiva, pues el raciocinio reemplazó al instinto, pero... ¿es tan así? Si repasamos, vemos que la mente analítica es la que se expresa luego de analizar y la mente reactiva es la que reacciona automáticamente, sin analizar. Por lo tanto, con el advenimiento de la civilización, esa primer mente ya no tendría razón de ser... pero sigue manejando los hilos en la conducta del ser humano.

¿A qué se debe eso? A que la primer mente está "grabada" en el código genético desde hace millones de años y la segunda, la analítica, apenas está con la humanidad desde hace diez mil años... y al no ser impulsiva, reacciona más tarde.

Les cuento una anécdota: Estaba en una parada a la espera de un transporte público y al lado mío se encontraban un señor con un chico de cuatro años. El nene no se quedaba quieto en ningún instante, a pesar de las advertencias del padre. En un momento determinado, el padre reaccionó y, levantando al hijo del brazo, lo pateó descontroladamente en las piernas y lo dejó caer como un fardo. A los cinco segundos reparó en lo que había hecho y alzó al niño, que lloraba desaforadamente, cubriéndolo de besos.

¿Qué había sucedido? El hombre había sido presa de su mente reactiva, actuando impulsivamente. Luego apareció su mente analítica, la que razona antes de actuar. Pero, al ser más lenta, no pudo evitar el hecho.

 

Parte 3

 

Otro de los frutos de la mente reactiva es el ego, el obstáculo más grande para el desarrollo del espíritu.

El ego hace que el sujeto protagonice a través de diversos yoes. Estos "actores" hacen el rol de víctima, de ofensor, de juez, de inquisidor y pasan de un estado soberbia a un drama de falta de autoestima en instantes.

 

El ego es la raíz de los engramas y está enterrado en la mente reactiva. Si no hubiera ego, no existiría la posibilidad de generar engramas. Los distintos traumas no tendrían cabida, pues el inconsciente no anhelaría deseos ocultos y el yo consciente estaría en armonía.

Obviamente, el recién nacido no posee mente analítica, pues es puro instinto, necesario para su supervivencia. De todas maneras, a medida que pasan los meses, se va germinando en el bebé "esa mente que razona". Una prueba de ello es cuando llevan a la criatura al médico (lo comprobé con mi nieta Narella) y comienza a llorar, aún antes de que el profesional la revise. ¿Qué mecanismo hace que el bebé llore? ¿El consciente o el inconsciente? Ambos: Si consideramos como inconsciente a la mente reactiva, esta intenta defenderse de la supuesta agresión y el bebé reacciona en forma de llanto. Pero esa agresión fue previamente detectada por la mente analítica de la criatura que, a su manera y ofuscada por la mente reactiva, mal interpretó la revisación médica.

 

Parte 4

A partir de los dos años de vida aproximadamente, la mente analítica entra a formar parte del mundo de sensaciones del ser humano en forma definitiva, pero la mente reactiva, que hasta ese momento era absolutamente necesaria para diagramar una conducta que llame la atención, empieza a absorber en forma paulatina el conocimiento de la segunda. Así aprende a "pensar", pero razona impulsivamente.

 

Ahí nacen las equivocaciones, porque la mente reactiva que hasta ese momento era útil para la supervivencia, hace crecer el rol del ego consiguiendo que el pequeño ser humano empiece a necesitar más de la cuenta, creando roles de control. Entonces se genera un cuadro nuevo: la mente reactiva sigue expectante del entorno, pero ahora calcula primero con qué drama de control puede sacar más beneficio de los demás.

 

Por eso surgen distintas facetas del comportamiento y la persona puede cambiar de humor de un instante a otro. Esa transformación la provocó la aparición de la mente analítica que, más adelante, se tendrá que ocupar de integrar los diversos "yoes" creados por el ego.

 

Es paradójico, la mente analítica le dio a la mente reactiva las herramientas para que ésta comience a manejar sus impulsos y transforme sus necesidades primarias en un inagotable apetito de control. A partir de ahí, la mente analítica será la encargada de encausar el empuje egoísta de la primera.