Cuerpo mental

Cuerpo mental

Cuerpo mental. Inmaculada Nogués

Cuerpo Mental Corresponde al elemento Aire. Este cuerpo es el cáliz para la mente de Dios. Es el  depositario de nuestros pensamientos e ideas. No se lo debe confundir con el cerebro que es sólo el medio físico con el que se conectan los cuerpos físico y mental.

La tercera etapa áurea está estructurada con respecto a nuestro pensamiento. Compuesta por finas líneas amarillas, se dilata y resplandece cuando nos concentramos en un proceso mental.

Siguiendo el perfil de la etapa áurica etérea y extendiéndose de 5 a 15 cm., se encuentra un cuerpo muy brillante formado por líneas de energía resplandeciente que se propaga en todas direcciones.

La capa áurica vital es única en la medida en que no solo irradia energía hacia el exterior, sino que también la dirige hacia el interior. EI cuerpo transporta energía del sol y de nuestro entorno, y la envía al cuerpo físico para alimentarlo.

La capa áurica vital es de gran ayuda para diagnosticar la intensidad de una enfermedad en una zona determinada.

Cuerpo mental inferior
Cuerpo mental inferior

Las zonas afectadas por la enfermedad están vacías de energía vital. Esto hace que las líneas de energía, normalmente rectas, se inclinen hasta tocar la parte más profunda de esta capa áurica, de un modo caótico y desordenado. La confusión de estas líneas resplandecientes no solo indica un descenso en la energía que entra en la zona del cuerpo físico, sino que además inhibe el flujo de energía. Sin un flujo de energía vital, los tejidos empezaran a degradarse o atrofiarse.

En casos de trastornos aúricas graves, la capa áurica física se abultará desplazando a la capa áurica etérea, produciendo con frecuencia un agujero, el cual afecta a la capa áurica vital, y provoca la inclinación de las líneas resplandecientes.

La capa áurica vital toca la capa áurica astral o emotiva y se extiende en mementos de gran vitalidad. Esta relación es de gran importancia porque la capa áurica vital actúa también para absorber los trastornos emocionales, llevándolos a las capas más profundas del aura y enviándolos al vértice de energía (chakra) apropiado, ya que cada chakra se relaciona con un determinado tipo de energía.

Cuando nuestra vitalidad se reduce nos sentimos agotados, esto se traducirá en una gran disminución de tamaño de la capa áurica vital. El resplandor se debilita y resulta difícil de apreciar. Es en este aspecto, que presenta la capa áurica, cuando su resistencia es menor y la enfermedad tiene oportunidad de entrar en el sistema físico.

Dada su proximidad con la capa emocional, la capa áurica vital es un buen indicador de lo que ocurre en el área de la personalidad. Las líneas resplandecientes de esta, capa llegan a la mente de los demás, dando una idea de nuestra personalidad o carisma.

Cuerpo mental
Cuerpo mental

Los colores son importantes en lo que respecta al examen de la salud y la personalidad. EI tono, el brillo, la claridad y otros factores forman parte del análisis.

Debemos tener en cuenta que las capas aúricas físicas, etéreas y vitales son muy flexibles.

Al igual que el cuerpo físico, las capas aúricas pueden soportar daños de abusos constantes antes de quedar permanentemente dañadas.

En contra de los algunos creen, el aura se recupera de la enfermedad o el abuso de drogas. Con el tiempo y tratamiento, el aura logra recuperarse en la mayoría de los casos. Esta curación no solo se refiere al problema físico, sino también a los trastornos del aura, tanto emocionales como intelectuales

Las dos capas áuricas que siguen muestran elementos presentes en la salud emocional y mental en cada uno de nosotros.

Las capas anteriores presentan una composición bastante más densa comparada con las capas que siguen, las cuales muestran una estructura más sutil y en consecuencia resultan más difíciles de ver, aun cuando se trate de alguien con gran experiencia.

Aura mental inferior

La quinta capa establece la diferencia entre el pensamiento cotidiano consciente (mental inferior) y el Ser Superior. La capa áurica mental inferior muestra la capacidad de una persona en el plano consciente o intelectual.

Cuando se posee un buen dominio de la capacidad intelectual esta capa áurica es brillante y ancha, normalmente de 4 a 20 cm. de anchura, sobre todo en la región de la cabeza. Esta capa suele ser, casi siempre, de color amarillo claro cuando se goza de buena salud mental.

La capa áurica mental inferior se confunde a menudo con la capa áurica, ya que ambas comparten el mismo espacio solo cuando la mente es muy activa, o cuando el pensamiento consciente puede separarse de las emanaciones, es cuando se puede ver el destello amarillo fuera de los límites de la capa áurica astral.

Si en la capa áurica hay manchas rojas estas denotan sentimientos de ira. Estas manchas que se generan en el cuerpo emocional, entran en la zona del pensamiento consciente y dificultan Ios procesos que allí tienen lugar. Si se ven nubes negras en esta capa indican depresión.

Cuando existen problemas de tipo mental, esta capa se muestra asimétrica. En ocasiones, la mitad de la capa áurica es muy ancha, en tanto que la mitad restante es estrecha y encogida. Otras veces uno de los ciclos es oscuro y sucio, mientras que el otro es claro y brillante.

Aunque la capa áurica mental inferior los muestra el estado de equilibrio entre las emociones y el :intelecto, para diagnosticar la salud mental de cada uno de nosotros es importante considerar el aura entera.

Tal vez algún día desaparezcan las limitaciones en cuanto al diagnóstico por medio de la observación del aura y se pueda ayudar a la humanidad para que tengamos una mejor salud física y mental.

Una de las características del aura humana es su división en dos cuerpos de energía separados. No se refiere con esto a las divisiones que hay en cada una de las capas, sino de dos formas distintas y separadas, una de las cuales rodea al cuerpo fisco y la otra se muestra, sobre nuestra cabeza, encima de la primera.

Los cuerpos áuricos inferiores están formados por cinco capas. Los cuerpos áuricos superiores constan sólo de dos capas.

Ocupan desde unos centímetros por encima de la cabeza hasta 15 m por encima de cada uno de nosotros.

Un factor determinante para la localización de los cuerpos áuricos superiores es el comportamiento de cada uno de nosotros. Si tenemos poco interés por la vida espiritual, los cuerpos áuricos se alejaran de nosotros y si por el contrario, evolucionamos rápidamente, los cuerpos áuricos superiores se acercaran, ya que necesitamos gran cantidad de energía superior. La separación de estas auras es provocada por la incapacidad del cuerpo fisco para soportar el poder y la intensidad de las energías superiores.

Quienes han podido llevar el aura superior hasta el aura inferior durante determinados períodos de tiempo, o incluso durante toda una vida, han recibido títulos diferentes, santos, buda, profeta, sabio, iluminado, gurú, maestro, cristo.

Cuerpos sutiles
Cuerpos sutiles

Aura vital

La tercera etapa áurea está estructurada con respecto a nuestro pensamiento. Compuesta por finas líneas amarillas, se dilata y resplandece cuando nos concentramos en un proceso mental.

 Siguiendo el perfil de la etapa áurica etérea y extendién­dose de 5 a 15 cm., se encuentra un cuerpo muy brillante formado por líneas de energía resplandeciente que se propaga en todas direcciones.

 La capa áurica vital es única en la medida en que no solo irradia energía hacia el exterior sino que también la dirige hacia el interior. EI cuerpo transporta energía del sol y de nuestro entorno, y la envía al cuerpo físico para alimentarlo.

 La capa áurica vital es de gran ayuda para diagnosticar la intensidad de una enfermedad en una zona determinada.

 Las zonas afectadas por la enfermedad están vacías de energía vital. Esto hace que las líneas de energía, normalmente rectas, se inclinen hasta tocar la parte mas profunda de esta capa áurica, de un modo caótico y desordenado. La confusión de estas líneas resplandecientes no solo  indica un descenso en la energía que entra en la zona del cuerpo físico, sino que además inhibe el flujo de energía. Sin un flujo de energía vital, los tejidos em­pezaran a degradarse o atrofiarse.

 En casos de trastornos áuricos graves, la capa áurica física se abultará desplazando a la capa áurica etérea, produciendo con frecuencia un agujero, el cual afecta a la capa áurica vital, y provoca la inclinación de las líneas resplandecientes.

La capa áurica vital toca la capa áurica astral o emotiva y se extiende en mementos de gran vitalidad. Esta relación es de gran importancia porque la capa áurica vital actúa también para absorber los trastornos emocionales, llevándolos a las capas más profundas del aura y enviándolos al vértice de energía (chakra) apropiado, ya que cada chakra se .relaciona con un determinado tipo de energía.

 Cuando nuestra vitalidad se reduce nos sentimos agota­dos, esto se traducirá en una gran disminución de tamaño de la capa áurica vital. El resplandor se debilita y resulta difícil de apreciar. Es en este aspecto, que presenta la capa áurica, cuando su resistencia es menor y la enfermedad tiene oportunidad de entrar en el sistema físico.

Dada su proximidad con la capa emocional, la capa áurica vital es un buen indicador de lo que ocurre en el área de la personalidad. Las líneas resplandecientes de esta, capa llegan a la mente de los demás, dando una idea de nuestra personalidad o carisma.

 Los colores son importantes en lo que  respecta al examen de la salud y la personalidad. EI tono, el brillo, la claridad y otros factores forman parte del análisis.

 Debemos tener en cuenta que las capas aúricas físicas, etéreas y vitales son muy flexibles.     .

 Al igual que el cuerpo físico, las capas aúricas pueden soportar daños de abusos constantes antes de quedar permanentemente dañadas.

 En contra de los algunos creen, el aura se recupera de la enfermedad o el abuso de drogas. Conel tiempo y tratamiento, el aura logra recuperarse en la mayoría de los casos. Esta curación no solo se refiere al problema físico, sino también a los trastornos del aura, tanto emocionales como intelectuales.

 Aura Tercera 

El tercer aura que hemos de considerar es la que representa Kama o el deseo. No sería estrictamente correcto decir que ésta es el Kama-Rupa, pues este nombre no se aplica, propiamente hablando, sino a la imagen del cuerpo físico, que tras la muerte se forma por medio de los materiales de este tercer aura, y es el campo de manifestación de Kama, el espejo en que se refleja todo deseo, toda sensación y todo pensamiento de la personalidad. Es de su substancia de donde toman una forma material los malos elementales que crea el hombre y pone en actividad por sus más bastos e inferiores sentimientos; del mismo elemento, pero más raramente, sacan también su cuerpo los elementales bienhechores engendrados por los buenos deseos. Y también de esa materia se forma «el cuerpo astral» que permite, a los que están en estado de hacerlo, viajar sobre otro plano, mientras que su cuerpo duerme. Como puede comprenderse, las manifestaciones de este aura tan esencialmente fugitivas, su coloración, su brillo, el número de sus latidos, cambian completamente a cada instante. Un acceso de cólera llena el aura de ráfagas rojizas sobre un fondo obscuro y un espanto súbito transforma instantáneamente todo en una masa lúgubre de gris lívido. Es menester, sin embargo, saber que si esas manifestaciones áuricas son temporales, su registro en el akasha no lo es; aunque el elemental creado por un mal deseo cese de existir, tras un período de tiempo proporcionado a la energía de ese deseo, las fotografías de cada uno de los instantes de su existencia y de cada uno de sus múltiples efectos, quedan impresos en el registro akáshico, contribuyendo con una justicia absoluta a la producción del Kama de su creador

Aura mental superior

EI borde exterior del aura superior suele ser de color violeta con una franja azul oscuro en la parte interior. Dada su energía, este cuerpo vibra con una frecuencia difícil de apreciar por el ojo humano y por lo tanto sólo se puede ver una parte de este cuerpo, que en forma de medialuna, está dispuesta transversalmente sobre la cabeza. Suele medir unos 60 cm. lado a lado

La capa áurica mental superior contiene las energías que generan la capacidad de nuestra mente superior. Es nuestro vínculo con nuestro origen. Es la morada de nuestro ser superior y nos proporciona la información más amplia que la que nuestro cerebro es capaz de crear a partir de la experiencia diaria. También que se concentra la suma total del Conocimiento Univesal. Es esta capa la que utilizan las personas con poderes psíquicos.

Esta capa áurica, en forma de medialuna, es de gran importancia en el estudio y análisis del aura, ya que demuestra nuestra capacidad para usar energías superiores y el grado de desarrollo espiritual que tenemos, y lo que en potencia podemos llegar a evolucionar.

Comentarios desactivados en Cuerpo mental